Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón

“Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón;
Aunque contra mí se levante guerra, en Ti confío”, fue lo que escribió el rey David en los Salmos 27. Lo principal es ver que la guerra es precisamente entre dos partes de la realidad: por un lado el mal que anida en el corazón del hombre, el ego que se asienta en uno y busca cómo debilitarlo, y por otra parte la unión espiritual en la que se revela el Creador – la fuente de todas las fuerzas positivas; solo mediante la fuerza de la conexión recibe el hombre ayuda y capacidad de enfrentar cualquier adversidad, cualquier “guerra”.

Emocionante interpretación cantada en portugués y hebreo por dos de mis talentosos estudiantes: Danillo Barros -segundo lugar en el programa “Ídolos” de Brasil, y Danny Weissfeld – guitarrista internacional.

Agradecimientos a nuestro editor: Nadav katz – Mixing & Mastering

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *