Un mal día para los judíos

Se cuenta que unos años antes de la destrucción del templo, un hombre rico celebró un lujoso banquete para todos sus amigos en la ciudad capital de Jerusalén. Él envió a su mayordomo personal a invitar personalmente a su amado amigo, Camtza, pero su mayordomo invitó equivocadamente a Bar-Camtza, quien era despreciable a los ojos del rico anfitrión, y este se asombró mucho con la invitación y supuso que el rico tenía intenciones de reconciliarse con él, y por lo tanto renunció a su honor y asistió al evento. Cuando el anfitrión iba saludando a sus invitados, se sorprendió al ver a Bar-Camtza y le gritó delante de todos y le ordenó que se retirara inmediatamente.

Bar-Camtza palideció de vergüenza y con tono implorante y tembloroso contestó: “parecería que fui invitado por error, pero ya que estoy aquí, permíteme cenar con todos y te pagaré por mi plato luego”. “¡Retírate de aquí!”, estalló el anfitrión echando a Bar-Camtza a la fuerza de su casa. Más que sentirse herido por la actitud del anfitrión, Bar-Camtza se sintió indignado porque ninguno de los invitados salió a defender su honor. Lleno de furia, decidió vengarse de todos y le contó al Cesar romano que entonces gobernaba en Jerusalén, que los judíos estaban rebelándose en su contra. El Cesar se enfureció tanto por ello que envió una multitud de soldados a quemar el templo y a destruir toda Jerusalén.

Esta famosa fábula sobre Camtza y Bar-Camtza simbolizó durante generaciones el odio vano que comenzó de adentro y condujo al deterioro social y la pérdida de los valores espirituales hasta la destrucción del Templo. No hay nada más actual que esto. El sectarismo y el extremo tribalismo como resultado del odio vano, ¿es algo que ya ha quedado en el olvido? ¿Acaso los conflictos, las diferencias, los spins mediáticos y las manipulaciones han sido erradicados del mundo? ¿Hay siquiera un día en el que no se pronuncian palabras punzantes y sarcásticas que se inserten como flechas en el corazón del otro?
Lee más sobre 17 Tamuz http://bit.ly/2NhqGKi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *