0

Calle que lleva el nombre del gran cabalista, Rabash

Recientemente, la calle donde se localiza el edificio central del Instituto para el estudio y la investigación de la Cabalá, Bnei Baruj -conocido en Israel como Asociación Bnei Baruj – Cabalá para el mundo cambió-, fue nombrada “Calle Rabash”, en memoria del gran cabalista Baruj Shalom HaLevi Ashlag (Rabash), por resolución de la municipalidad de Petaj Tikva, a cargo de Rami Greenberg.

Rabash, mi mentor por más de doce años, fue un singular cabalista que trabajó por la unidad de todo el pueblo de Israel: religiosos y seculares, de todas las razas y partidos, como uno. Se preocupó mucho porque la verdadera Torá de Israel -la unidad de las personas-, fuera escuchada por todos los pueblos y creciera la unidad en la sociedad: una fuerza capaz de sanar todos los problemas del mundo.

Como resultado del devoto trabajo de Rabash por tantos años, se estableció un grupo -formado por hombres, mujeres y niños-, que deseaba concretar la visión del cabalista Yehuda Leib HaLevi Ashlag (Baal HaSulam), tal y como lo especificaba en su artículo Los escritos de la última generación: una visión de una sociedad humana corregida y unificada. Este grupo se dió a conocer como “Bnei Baruj” (es decir, “los hijos de Baruj Shalom HaLevi Ashlag [Rabash]”).

Nosotros como miembros de este grupo, entendemos que es un largo camino -como lo describió mismo Rabash en su primer artículo-, que “aunque no hemos alcanzado esta meta, tenemos el deseo de alcanzarla. Y esto también debemos apreciarlo, porque a pesar de que estamos al principio del camino, tenemos la esperanza de alcanzar tan exaltado propósito.” (Rabash, “El propósito de la sociedad,” 1984)

Nosotros -los miembros de Bnei Baruj, que seguimos el método de la conexión y la sabiduría de la Cabalá que Rabash recibió de su maestro y padre. Baal HaSulam y nos transmitió-, tenemos un fuerte deseo y la determinación para continuar el camino de nuestro maestro. Estamos actualmente como en un entorno de laboratorio, aprendiendo cómo crear una nueva sociedad unificada y ampliar nuestra comprensión de lo que eso significa, porque aún no llegamos a ser dicha sociedad.

Rabash es nuestro maestro, el origen y la fuente de donde hemos recibido todo nuestro método. Así que nos inspira y nos complace que los residentes y las autoridades municipales de Petaj Tikva reconozcan en nosotros una fuerza positiva y una valiosa adición a la ciudad, decidiendo cambiar el nombre de la calle donde nuestro centro mundial está localizado, por el de nuestro maestro, Rabash.

Nos dedicaremos a seguir el legado de nuestro maestro, siguiendo los ideales por lo que él luchó. Haremos nuestro máximo esfuerzo para concretar la visión de nuestro guía: una nueva sociedad unificada. Albergo una gran esperanza de que alcanzaremos un estado donde se promueva en todo el mundo el gran nombre de Rabash, como aquel que abrió el camino de la Torá, el método de la corrección, y que su método traiga la unificación de la sociedad humana en Israel y alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *