0

Colapso de Venezuela y odio a Israel

El futuro próximo nos depara la potenciación de dos tendencias opuestas: por un lado, más y más crisis económicas, colapsos de regímenes, revoluciones sociales, hambre, enfermedad y sufrimiento humano -Venezuela es una golondrina que anuncia la llegada de una serie de crisis que probablemente llegarán al Sur de América-, y por otra parte, avanzaremos hacia un mundo tecnológico avanzado e interconectado con desarrollos robóticos, máquinas autónomas e inteligencia artificial. No hará falta nada. La capacidad de producir una abundancia de alimento, vestido y medicina mediante una impresión tridimensional estará al alcance con solo tocar un botón.

Entre estas dos tendencias nos quedará más y más claro que en el mundo solo hace falta una actitud de consideración, preocupación y conexión entre todos los habitantes del planeta. Esta será la única forma de ayudar a millares de seres humanos que vivirán futuros sufrimientos.
Pero ¿cómo aprenderán los humanos a conectarse entre sí? Parece que los humanos prefieren luchar unos contra otros que abrazarse unos a otros. Esa es nuestra amarga naturaleza, y cualquier otra imagen la percibimos como utopía.

Para llegar a una conexión estable entre los seres humanos, con la capacidad de reorganizarse y proporcionar las necesidades en todos los niveles de vida, se requiere de un sistema único. Un solo pueblo fue creado con base al método de conexión universal entre los seres humanos.

“Israel es entre el resto de las naciones como el corazón entre los órganos. Así como los órganos del cuerpo no pueden existir en el mundo ni siquiera un momento sin el corazón, tampoco los pueblos podrán existir en el mundo sin Israel”; esto está escrito en el Libro del Zóhar desde hace más de dos mil años. Este libro expone la red de conexión universal que existe entre las personas y los pueblos. Según este concepto, Israel es un cruce central en la red. Solo que olvidó su función intrínseca en él desde que fue fundado como nación.
lee artículo completo http://bit.ly/2BDAtJf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *