0

Combatir el creciente estrés por el cambio climático

Si logramos un acercamiento entre nosotros, conectándonos a través de la fuerza del pensamiento –con intenciones positivas de favorecernos mutuamente– podremos detener el calentamiento global y el deterioro del planeta.

Sin embargo, la preocupación y los pensamientos de individuos por separado no generarán resultados. La fuerza capaz de generar un cambio efectivo y verdadero solo puede activarse colectivamente.

¿Cómo pueden las relaciones entre nosotros ser una fuerza tan poderosa como para cambiar nuestro entorno? La razón es que precisamente el problema se encuentra en el nivel humano: el nivel más elevado y desarrollado de la naturaleza.

Nuestra naturaleza egoísta —el beneficio personal a expensas de los demás— es la fuerza más dañina y destructiva de la naturaleza, e influye negativamente en el resto de niveles inferiores en la naturaleza: inerte, vegetal y animal.

Por lo tanto, el modo de restablecer el equilibrio en la naturaleza es reparar la rotura en nuestra conexión como humanos, que es la causa fundamental del desequilibrio ecológico…

Leer más http://bit.ly/3205bV4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *