Coronavirus: una lección de responsabilidad mutua

Coronavirus: una lección de responsabilidad mutua

¿Quién hubiera pensado que un virus y no particularmente mortal, presionaría el interruptor de matar del mundo? ¿quién hubiera creído, a principios de este año, que un germen miserable, similar a la gripe, con el nombre de una marca de cerveza, paralizaría la aviación en el mundo, colapsaría los mercados bursátiles a nivel mundial, iniciaría una guerra de precios del petróleo entre la OPEP y Rusia, sometería a países enteros a cuarentena, cerraría escuelas y universidades de todo el mundo, cancelaría eventos deportivos importantes? y todo en diez semanas.

En menos de tres meses, COVID-19, también conocido como Coronavirus, nos ha enseñado una lección de humildad ante las fuerzas de la naturaleza que nos habíamos negado a aprender durante más de un siglo.

Nos enseñó que nuestras protecciones, redes de seguridad y luchas por poder y dominio, son inútiles cuando la naturaleza decide jugarnos una mala pasada.

Pero, sobre todo, el Coronavirus nos está dando una lección de responsabilidad mutua.

Nos obliga a reconocer el doloroso hecho de que, todo el mundo, estamos interconectados y somos interdependientes. orque cuando un virus que comenzó en Wuhan, China, puede matar a tus seres queridos en Chicago, Illinois, ¿no desearías que tu país no estuviera envuelto en esta guerra comercial? ¿no sería bueno que los países pudieran colaborar sólo una vez, para tomar medidas colectivas para detener la propagación del virus? ¿no sería mucho más útil darnos cuenta de que somos responsables unos de otros, aún cuando estamos al otro lado del mundo y no queremos escucharlo?

Leer más: http://bit.ly/33d1n4E

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *