0

¿Cuál es la verdadera fuente de la felicidad?

La opinión pública de hoy venera la rivalidad y los logros individuales. En otras palabras, si pisoteas a tu competencia para tener éxito como individuo, te ganas el respeto.

Es un síntoma que es consecuencia de los valores individualistas y competitivos con los que nos hemos educado tanto en las escuelas y universidades, como con las películas, la música, los medios de comunicación, los programas de televisión y los debates en Internet en los que participamos habitualmente. 

Por lo tanto, si buscamos una fuente auténtica de felicidad, primero debemos deducir que nada cambiará si nuestra naturaleza humana egoísta continúa empapándose de las influencias sociales que alimentan esta tendencia egoísta a expensas de los demás.

Incluso si lográramos determinar una fuente auténtica de felicidad que pueda satisfacer a todos –una forma ilimitada de placer que nos llene cuando nos comprometamos a dar y conectarnos positivamente con los demás– no podremos experimentar la felicidad duradera si la sociedad en su conjunto no da prioridad a valores como la generosidad, la bondad, el altruismo y la conexión positiva por encima los valores competitivos e individualistas de nuestros días..

Lee el artículo completo: http://bit.ly/2rLq0DD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *