El pánico por el coronavirus llega a Israel. Esto es lo que podemos aprender de él

El pánico por el coronavirus llega a Israel. Esto es lo que podemos aprender de él

El coronavirus hizo Aliyá en Israel. Los israelíes ahora están en pánico por el virus que llena los titulares de los medios.

Nadie sabe cómo se propaga, a través del agua o del aire, de aves migratorias o de un grupo de turistas surcoreanos.

Hasta que se encuentre la raíz del virus, todas y cada una de las respuestas pueden ser “correctas”.

Sin embargo, parte de la responsabilidad está en nosotros, es decir, en la humanidad.

Todos estamos bajo una presión especial y requiere que contribuyamos un poco en el trabajo con este fenómeno.

Por lo tanto, además de las pautas y recomendaciones del Ministerio de Salud, debemos equilibrar el juicio y tratar de diagnosticar la causa raíz detrás de la propagación de ese virus amenazante, la causa general de todos nuestros problemas.

Según la sabiduría de la Cabalá, la naturaleza humana es el deseo de disfrutar.

Este deseo crece y requiere el máximo placer con la mínima inversión. Mientras más crece, sin restricción, más queremos disfrutar a expensas de los demás.

Así, el deseo egoísta, donde todos queremos disfrutar a expensas de otros, contrarresta el deseo general de la naturaleza: el deseo de dar placer.

Cuando no estamos en equilibrio con la naturaleza armónica, que opera de manera altruista, recibimos retroalimentación que indica que necesitamos revisar nuestra dirección y alinearnos con la naturaleza.

Esa retroalimentación puede aparecer como brote viral, protesta en la sociedad, tiroteo masivo, huracán, ataque terrorista, es decir, cualquier forma a escala personal, social o ecológica.

Sigue leyendo –> http://bit.ly/2TodgkR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Horas e información

81-2032-1492
Lunes-Viernes: 7 p. m.-10 p. m.
A %d blogueros les gusta esto: