0

La historia del barco de Saint Louis nos recuerda en qué dirección debemos navegar

El 13 de mayo de 1939, un lujoso barco de pasajeros llamado Saint Louis zarpó desde el puerto de Hamburgo, en Alemania, hacia Cuba, transportando a unos 900 refugiados judíos. Los pasajes para el viaje se agotaron inmediatamente por un precio exorbitante.

Seis meses antes ocurrió la “Noche de los cristales rotos”, el terrible pogromo contra los judíos de Alemania y muchos de ellos buscaron refugio de las garras del régimen nazi. Saint Louis partió hacia su destino lleno de pasajeros agradecidos por la oportunidad de escapar del infierno inminente

El 27 de mayo de 1939, el barco entró en el puerto de La Habana, Cuba, pero no se le permitió anclar. Aunque todos los pasajeros tenían visas de entrada, no se les permitió bajar. La gran mayoría no sabía que las visas habían sido canceladas antes de su partida por el gobierno cubano.

La historia estuvo oculta a los ojos del mundo. Cuanto más se retrasó la entrada de los judíos, más grande fue el suspenso en el mundo sobre el destino que depararía a quienes estaban a bordo. El embajador estadounidense intentó convencer al gobierno local para que permitiera a los judíos ingresar a su territorio, pero fue en vano.

En el último minuto, se logró obtener visas de entrada a países de Europa occidental: 181 pasajeros fueron registrados en Holanda, 224 en Francia, 214 en Bélgica y 228 en el Reino Unido. Fuera de este último, la mayoría de los judíos que “encontraron refugio” en Europa fueron asesinados en los campos de exterminio nazi como parte de la “solución final”.

Inconscientemente, la humanidad siente que los judíos tienen la solución a todos sus problemas y la clave de su felicidad.La presión mundial sobre Israel está dirigida por el programa de evolución humana que se define en la naturaleza.

Tarde o temprano Israel deberá cumplir su papel con respecto a la humanidad y ser “luz de las naciones”, para servir de ejemplo de una sociedad civilizada en la que todos viven en amor fraternal, por encima de todas las diferencias. Solo entonces navegaremos hacia un mundo nuevo y beneficioso.

Lee el artículo completo: http://bit.ly/2DLoedN

Para ver el vídeo sobre el tema: http://bit.ly/2zfkTjf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *