0

La Ley de Raíz y Rama

La persona que da sus primeros pasos en el estudio de la sabiduría de la Cabalá, puede pensar que los libros se ocupan de asuntos abstractos, pero en realidad, no hay en los libros auténticos de Cabalá, ni una palabra que no tenga un sentido real. Uno de los fundamentos de la sabiduría de la Cabalá es: “Todo lo que no alcanzamos, no lo definiremos con nombre o palabra”.

Es decir, los cabalistas escriben únicamente sobre los logros espirituales que ellos alcanzaron de hecho, en sus sentidos y no escriben de cosas que no alcanzaron ellos mismos. La realidad espiritual que el cabalista alcanza, no es menos real que la realidad material que nosotros alcanzamos en nuestro mundo.

A diferencia de la materialidad, la espiritualidad se encuentra por encima del tiempo, el movimiento y el lugar. Puesto que es así, no hay lengua en nuestro mundo que pueda describir la espiritualidad. Cualquier intento de describir la realidad espiritual mediante una lengua material es, en cierta medida, similar al intento de describir a una persona ciega de nacimiento qué es el color rojo. Obviamente no lo lograremos, puesto que el objeto que queremos describir no es captado en los sentidos.

De todos modos, la mayoría de los libros auténticos de Cabalá están escritos en hebreo. Y por si no fuera suficiente, las palabras que aparecen en los libros de Cabalá, como por ejemplo, “luz”, son tan terrenales, que es sorprendente encontrarlas en libros que tratan de espiritualidad. ¿Por qué se utilizan estas palabras?

Una de las leyes fundamentales de la sabiduría de la Cabalá es: la “ley de raíz y rama”. Según la ley de raíz y rama, todo lo que ocurre en nuestro mundo, es una copia de lo que ocurre en el mundo espiritual. El mundo espiritual se llama, en la sabiduría de la Cabalá, “mundo de las raíces”, y nuestro mundo se llama “mundo de las ramas”, y según la ley de raíz y rama, cada “rama” en este mundo, tiene su única “raíz”, de la cual se desprende hacia este mundo.

Como han dicho los antiguos sabios:

No tienes una hierba abajo que no tiene un ángel de Arriba que lo golpea y le dice – ¡crece! (Bereshit Rabá, 10:6, Midrash)

Y así lo dice Baal HaSulam:

todo mundo inferior, es sellado de un mundo superior a él. Y por esto, todas las formas que hay en el mundo superior, en toda su cantidad y calidad, son copiadas íntegramente, y vienen también en el mundo inferior, de modo que no tienes un detalle de la realidad o de los casos de la realidad, que se encuentra en el mundo inferior, que no encuentres su similar en el mundo superior a él, de forma exacta como dos gotas de agua. Y se denominan “raíz y rama”. Es decir, que el mismo detalle que se encuentra en el mundo inferior, se discierne como rama, a nivel de ejemplo, el cual se encuentra y el mundo superior, que es la raíz del objeto inferior. Puesto a que de allí se ha sellado y consolidado este detalle en el mundo inferior

Según la ley de raíz y rama, la imagen de la realidad expuesta a nuestra vista, es solamente un resultado – “una rama” de la causa espiritual – “la raíz”. Y puesto a que cada rama en nuestro mundo tiene una raíz espiritual propia, los cabalistas pueden usar los nombres de las ramas en nuestro mundo para explicarnos las raíces espirituales. Ellos utilizan el nombre de la rama, y tienen claro de qué raíz espiritual se trata.

El lenguaje que crearon los cabalistas en base a la ley de raíz y rama, es el lenguaje en el que están escritos los libros de Cabalá, y se llama “lenguaje de las ramas”. Los cabalistas describen en sus libros el mundo espiritual a través de las ramas materiales.

La necesidad de interpretas las palabras en su significado espiritual, nos presenta un desafío dificultoso, puesto que conocemos la mayoría de las palabras en los libros de Cabalá de la lengua hebrea, y es muy cómodo tentarse a interpretarlas según su sentido material el cual es conocido para nosotros.

Efectivamente, uno de los problemas principales que causan una mala interpretación de la sabiduría de la Cabalá es la tendencia a materializar la sabiduría, a pesar de que no hay en ella ni una sola palabra que describa la realidad material de nuestro mundo.

Muchos de los prejuicios sobre la sabiduría de la Cabalá están arraigados en la comprensión equivocada del texto. Una parte importante de los primeros pasos en el estudio de la sabiduría de la Cabalá, es estudiar de un Rav auténtico para de el interpretar correctamente la sabiduría.

 

Referencia: Introducción a la Sabiduría de la Cabalá, 2015, ISBN: 9781508702726

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *