0

Las melodías del infinito

La música es un lenguaje que puede expresar los sentimientos más profundos de una persona. Se puede excitar y elevar a una persona, cambiar un estado de ánimo y la dirección del pensamiento. De acuerdo a su estilo, la música nos puede transportar de un lugar a otro. La música, inmediatamente, despierta recuerdos en la persona y le produce sentimientos especiales. Las palabras penetran en nosotros a través de la mente y nos vemos obligados a activar un mecanismo de comparación, la memoria.

La música, por el contrario, de inmediato toma la emoción de la memoria y la despierta dentro de nosotros, lo queramos o no. Penetra en la persona sin pedir permiso. La música nos conecta con las condiciones del entorno en el que se escucha: con tiempo, espacio, movimiento y eventos; todo esto se despierta de inmediato en nuestra memoria junto con el sonido que escuchamos. La música es el mundo y todo lo que lo llena.

Hay algo en armonía musical que es similar a la totalidad superior en la naturaleza. Esta es la razón por la que la música nos exalta. No hay nada amenazante en la música y trae alegría tranquila, lágrimas y algo que es muy interno, personal y profundo.

Toda la naturaleza toca música y la música puede curar.
En este artículo encontrarán la conversación sobre Música y Cabalá con uno de mis estudiantes, tenor en la Opera de Colonia (Alemania) Manuel Marín Oconitrillo

Leer el artículo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *