0

¿Por qué cualquiera de nosotros podría olvidar a los niños en el automóvil?

Cuando ocurren estos desastres producen una ola de reacciones severas. A pesar del fuerte sentimiento de culpa que no deja a los padres, el público se enfurece y pide castigarlos. Culpan a los padres de una profunda irresponsabilidad, alegando con razón, que estaban ocupados recibiendo un mensaje de WhatsApp.

Todas las razones son ciertas, pero la razón principal tiene raíces más profundas. Es nuestra naturaleza que nos domina. Nuestro ego. Nuestro deseo natural de disfrutar que evoluciona a pasos agigantados, y nos borra, minuto a minuto, todos los momentos de memoria que se han acumulado.

Por lo tanto, no hay razón para culpar a los padres. Es la naturaleza humana –en poderes, deseos, pensamientos–, la naturaleza egoísta que está entrando en una era global y aumentando el ritmo de su desarrollo con mayor intensidad a comparación de las generaciones anteriores.

Por un lado, esto no nos exime de responsabilidad, pero por otro, nos supera. El ego no nos deja ver que la naturaleza actúa en nosotros así.

Por lo tanto, nos sorprende descubrir cómo personas normativas, por no mencionar a los sensibles profesionales de la infancia temprana, olvidan a los niños en el vehículo.

Enlace al artículo completo: http://bit.ly/34bDjPT
Enlace al vídeo: https://youtu.be/U1eUQtQoc7c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *