0

Un buen consejero matrimonial

Hoy la Unión Europea requiere un buen consejero matrimonial. Alguien que explique a los líderes europeos y sus ciudadanos que la conexión entre las economías empieza con la conexión entre las personas. Cuando se casan dos personas solo por conveniencia económica, es cuestión de tiempo hasta que se den cuenta de que su matrimonio está destinado a fallar. Lo mismo aplica para Europa y es lo que los europeos deben ahora reconocer.

El primer paso es prevenir a los miembros de la familia, para que no se vean envueltos en un mal proceso de divorcio que signifique una gran carga financiera y emocional para todos, e incluso que pueda llevarles a la violencia. En lugar de eso, se les debe recordar a los europeos sobre la naturaleza del ego humano que reside en ellos, como en todo ser humano. Ya sea que esté a nivel del individuo o de la nación, cuando el ego humano surge entre las personas, engendra división, hostilidad y odio. Y cuando eso pasa, ningún acuerdo puede ser sostenible.

El concepto de la Unión Europea fue una buena idea, en teoría, pero para llevarlo a la práctica, es imprescindible entender cómo las leyes de la naturaleza operan en el nivel humano.

Según explica la sabiduría de la Cabalá, es de esperar que el ego crezca cuando las personas intentan conectarse y construir vínculos entre ellas. Es un proceso natural que sucede para que los seres humanos eleven su nivel de conexión. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *